11 Jul 2018

Pogo Sticking y SEO

Pogo Sticking y SEO

Entre los miles de factores y variables que tiene en cuenta Google para el posicionamiento orgánico, existe uno con un nombre bien curioso: el Pogo Sticking.

Vinculado al porcentaje de rebote, este indicador representa un comportamiento específico de los usuarios durante su interacción con las páginas de resultados de búsqueda y los propios sitios webs presentes en las mismas. Muy en línea con la tendencia de Google en los últimos años de priorizar factores de ranking que representen los intereses de los usuarios.

Vamos a analizar qué es el Pogo Sticking, cuál es su relación con el SEO y cómo podemos evitar sus efectos negativos en el posicionamiento.

¿Qué es el Pogo Sticking?

El Pogo Sticking es el comportamiento que tiene un usuario en realizar una búsqueda en Google u otro buscador, acceder a un sitio web proporcionado por uno de los resultados, y, por el motivo que sea, volver a la página de resultados y acceder a otro de los sitios web presentes.

Este patrón de comportamiento puede repetirse en varias ocasiones para la misma búsqueda, en el que el usuario “rebotará” de un resultado a otro de la SERP hasta que encuentre un contenido que le proporcione una respuesta satisfactoria a su necesidad. O hasta que se abandone el proceso.

El nombre asociado a esta conducta deriva de la similitud con el “pogo stick”, el dispositivo que permite realizar saltos o rebotes en el mundo real.

¿El Pogo Sticking es lo mismo que el rebote?

No. En ocasiones, un rebote equivaldrá al Pogo Sticking, pero existen algunas diferencias.

Por un lado, el rebote o porcentaje de rebote incluye a aquellos usuarios que en acceder a una página web, salen de la misma sin realizar ninguna acción más allá de consultar el contenido. El concepto no es exclusivo del SEO, sino que se aplica de forma general a la analítica web y otros canales de marketing online. Además, un porcentaje de rebote elevado no siempre tendrá una connotación negativa.

Por otro lado, el Pogo Sticking está más vinculado al SEO, pese a que se puede relacionar con otras áreas. Por ejemplo, podemos medir el Pogo Sticking interno en un e-commerce, valorando su efecto en los listados propios del mismo (categorías, resultados del buscador interno, etc.). A diferencia del rebote, este concepto implica la interacción entre dos o más elementos y, de forma habitual, tendrá un efecto negativo para nuestro posicionamiento.

¿Qué suele provocar el efecto Pogo Sticking en SEO?

Existen varios motivos para que el usuario consulte varios resultados en las páginas de resultados de búsqueda, provocando el efecto de Pogo Sticking:


  • Incoherencia entre el snippet de búsqueda (título y descripción) y el contenido de la web, de modo que los usuarios hacen clic en nuestro resultado atraídos por la promesa incluida en el mismo, pero el contenido no se corresponde.
  • Tiempo de carga elevado, haciendo que el usuario no pueda consultar nuestra web y tenga que retroceder a la SERP para entrar en otro resultado.
  • Diseño y usabilidad deficientes, por ejemplo si mostramos una página no adaptada a dispositivos móviles a un usuario que accede con su Smartphone.
  • Contenido poco atractivo e irrelevante.


También cabe comentar que habrá para determinadas etapas del Customer Journey de un usuario, y para diferentes tipos de búsquedas o sectores el Pogo Sticking será un comportamiento habitual.

Pongamos el ejemplo del director de una PYME que busca una empresa de diseño web en Barcelona para renovar su web. Después de realizar la búsqueda “diseño web barcelona” en Google, posiblemente comparará entre las diferentes empresas presentes entre los resultados y contactará con más de una de ellas. Durante este proceso, accederá a las diferentes webs y retrocederá a la SERP en varias ocasiones. No se trata de que el primer resultado no haya resuelto su búsqueda, si no que consultar varios proveedores entra dentro de su comportamiento.

¿Cómo evitar el Pogo Sticking?

Dado que su medición es difícil, ya que podemos controlar el porcentaje de rebote de nuestra web pero no el comportamiento del usuario fuera de ella, las recomendaciones para evitar el Pogo Sticking van en la línea de ofrecer al usuario el contenido que busca y algo más:


  • Ofrecer un contenido que refleje lo que hemos indicado en nuestro título y descripción del snippet.
  • Optimizar la velocidad de carga de nuestro sitio web, especialmente en versiones móviles.
  • Contar con un diseño web atractivo, y trabajar en la usabilidad y la arquitectura de contenidos de nuestra web.
  • Proporcionar al usuario el contenido que dé respuesta a su búsqueda y otras consultas que pueda tener de forma posterior o complementarias.


Dentro de la evolución y progreso de nuestra estrategia de SEO, el Pogo Sticking será una variable muy a tener en cuenta si queremos mejorar nuestro posicionamiento. Si tenéis dudas sobre este u otros conceptos SEO, no dudéis en contactar con nosotros.

Compartir  
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio Más información Aceptar