diseño web
phone
26 / 01 / 2021

Auditoría SEO: qué es y qué debe incluir en 2021

auditoria seo 2021

En este 2021 las auditorías SEO se focalizan en aspectos que anteriormente eran secundarios

En este post vamos a hablar sobre las auditorías SEO, desde una perspectiva introductoria: vamos a darle una definición, y vamos a desgranar todos los aspectos que debería incluir, así como su priorización en estos momentos, pues en este 2021 habrá que prestarle atención especial a aspectos que anteriormente eran secundarios (por ejemplo, la adaptación a móviles o la velocidad de carga). Este post debería ayudaros a hacer una check-list en el caso de que querráis hacer una auditoría SEO, o bien identificar los elementos clave si estáis pensando en contratarla a una agencia o profesionales SEO. Vamos allá:

Qué es una auditoría SEO

Una auditoría SEO sirve para conocer el estado actual de un proyecto desde la perspectiva SEO. La podríamos definir algo así como "conjunto de tareas de análisis para evaluar el nivel de posicionamiento orgánico que tiene una página web". Se entiende aquí por página web todo el conjunto de URLs que componen una web, no sólo la página principal.

Una auditoría SEO cuenta con dos líneas principales, que corresponden a los dos universos del posicionamiento orgánico: SEO on-page (en nuestra web) y SEO off-page (fuera de nuestra web).

Aspectos clave que debe incluir una auditoría SEO:

1) Indexación y rastreabilidad

A nivel de rastreabilidad debemos analizar por qué páginas navega Google, qué contenido descubre en ellas, y si se encuentra problemas en ese rastreo (enlaces rotos, contenido duplicado, etcétera). Gran parte de esta información la encontrarás en Google Search Console, y siempre va a ser mejor ir a la fuente directa de Google, que no herramientas de terceros. La indexación hace referencia a qué páginas de las que Google ha rastreado, ha decidido incluir en su índice. A grandes rasgos, se trata de saber la relación entre las URLs que mi web debería indexar (las que envío en mi sitemap) y las que finalmente Google ha indexado. Si quieres saber cuántas URLs de tu dominio están indexadas en Google, puedes poner en el buscador “site:midominio.com”.

2) Control de redirecciones

En este punto se trata de analizar el volumen y tipo de redirecciones que nuestra web está aplicando. Se entiende por redirección cuando intentamos acceder a una url en un navegador, y este nos redirecciona a otra URL. Por ejemplo si pones en el navegador “latevaweb.com”, verás que te redirecciona a “https://www.latevaweb.com”. O incluso si pones “latevaweb.cat” verás que redirecciona a https://www.latevaweb.com/ca-ES/. De estos dos ejemplos emanan dos tips fundamentales a nivel de SEO: se deben redirigir todos los protocolos de la web hacia uno de solo (normalmente de http a https y de https:// hacia https://www.) , si tenemos más de un dominio, los que no sean usados para el hosting se deberán redireccionar. Existen dos tipos de redirecciones, las temporales (302)y las permanentes (301). Un punto importante a tener en cuenta a nivel de SEO es que EN PRINCIPIO haciendo una redirección 301 estamos trasladando el valolr SEO acumulado de la URL de origen hacia la URL de destino, algo que no sucede con un 302. Recalcamos este en principio, porque Google se reserva el derecho a revisar esa redirección, comprobar si realmenmte la página que has redirigido tiene un contenido similar, pues si no lo tiene no se traspasará la autoridad y perderás el SEO histótico, algo que sucede en muchas migraciones de web.

3)Revisión técnica

Una auditoría de SEO técnico debería analizar aspectos a nivel de código de la web que tienen un impacto brutal en nuestro posicionamiento. Para llevarla a cabo, lo ideal es que tengas un software SEO generalista, tipo Semrush. La lista de cosas a revisar es prácticamente interminable, así que nombraremos las más importantes:

  • Uso de canonicals: en el caso de tener varias URLs que responden a un mismo contenido (el ejemplo más claro son listados con parámetros de búsqueda u ordenación), debemos indicarle a Google cuál es la URL original. Así evitamos dispersar el valor SEO, y ser penalizados por contenido duplicado.
  • Sitio optimizado para móviles: debemos comprovar que nuestro contenido se visualiza correctamente en el móvil. Para comprobarlo podemos usar el test de mobile friendly de Google, aunque si somos webmnasters el propio Google nos indicará si encuentra problemas a través de Google Search Console.
  • Protocolo W3C: es muy recomendable que el código de nuestra web esté bien estructurado, y todo bien etiquetado según una forma de proceder que Google tiene muy en cuenta. Puedes consultar online cualquier W3C validator, y te detallará todos los elementos de mejora.
  • Velocidad de carga: cuanta más ligera sea la obtenci¡ón del contenido de una página web, mejor experiencia vivirá el usuario, y eso Google lo premia.
  • URLs amigables: la URL debe facilitar al rastreador, así com al usuario, a intuir qué encontrará en esa página. La URL deberá ser corta, incluir nuestra palabra clave, separar los conceptos por guiones inter-medios, o evitar carácteres como acentos o eñes. Esto es algo que se debe hacer en la medida de lo posible, pero a veces no se podrá por limitaciones a nivel de programación, o por casuísticas del CMS utilizado.

4) Análisis de enlazado

Cualquier auditoría SEO que se precie debería incluir un análisi de enlazado. Hay que revisar los enlaces entrantes (enlaces desde otras webs a la nuestra), salientes (desde nuestra web hacia fuera) e internos (enlaces entre contenidos de mi web). Herramientas como Ahrefs o el propio Google Search Console pueden ayudarte a obtener la información más relevante para este análisis. En este apartado lo prioritario será identificar enlaces rotos (le damos a Google imagen de web descuidado), y de entre los enlaces no rotos, analizar su cantidad, atributos (follow, no-follow, sponsored...), relación entradas-salidas, autoridad del dominio y la URL de destino, relación temática entre páginas, etcétera.

5) Otros aspectos a tener en cuenta

Entrando más en profundidad del proyecto, se deberían analizar también:

  • Imágenes: en el mundo ideal, en nuestra web no deberían existir imágenes rotas, y todas las que tengamos deben pesar lo mínimo, y contar con un atributo “alt” descriptivo, para indicarle a Google cuál es el contenido que describe esa imagen.
  • Meta tags: hay que prestar atención a estos campos, pues son los parámetros que usamos para indicarle a Google el contenido que hay en nuestra página. Una auditoría SEO debería identificar meta titles o meta descriptions vacías, repetidas, o excesivamente cortas o largas.
  • Análisis de servidor: es fundamental alojar nuestra página web en un servidor con suficiente capacidad para nuestros contenidos y demanda de visitas esperada. Es deseable además que esté optimizado para comprimir el contenido, que cuente con optimizaciones para nuestro CMS, y que esté alojado lo más cercano posible a nuestro público objetivo.
  • Análisis de sitemaps y robots.txt: el auditor SEO deberá analizar los sitemaps, pues son los documentos donde le indicamos a Google las páginas de nuestra web que debería rastrear y tener en cuenta, así como el archivo robots.txt, a través del cual le indicamos a Google los contenidos de nuestra web que no debería visitar y/o indexar.
  • Análisis de hreflangs: mediante los atributos hreflang le indicamos a Google el idioma en el que está redactado un contenido, para qué idioma estamos intentando posicionarlo, y cuál es la URL equivalente con el mismo contenido, pero en otro idioma o país objetivo. Este apartado es especialmente imprescindible para proyectos multi-idioma, y los que quieran trabajar el SEO internacional.

¿Y ahora qué?

Hasta aquí nuestro post de hoy sobre los aspectos clave que debería incluir una auditoría SEO hoy en día. Hemos presentado los puntos más importantes, si bien una auditoría más profunda podría ir mucho más allá. Puedes consultar algunos posts complementarios a este, como las herramientas a usar en una auditoría SEO, o cómo solucionar los errores clásicos obtenidos en las auditorías.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Suscríbete a nuestro blog!

Noticias relacionadas

¿Tienes un proyecto en mente? Cuéntanoslo

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Más información sobre las cookies

Aceptar