diseño web
phone
19 / 03 / 2021

Cómo solucionar errores 5xx y 4xx para que no afecten al SEO

SectorHablamos de
errores 400 500 seo

A Google no le gusta tener problemas al rastrear tus páginas y te puede penalizar

En un post anterior presentábamos los elementos clave que se deberían tener en cuenta en una auditoría SEO en 2021. A raíz de eso, hemos pensado que este post iba a complementarlo bien, pues apunta las soluciones más óptimas para dos de las problemáticas que nos vamos a encontrar más a menudo en nuestros audits, referentes a la indexación y errores de rastreo. El 99% de ellos los vas a poder detectar a partir de los datos de Google Search Console.

Errores 5xx

Los errores de rastreo 500 y 502 se refieren a problemas de servidor. Lo más habitual es que mientras Google estaba rastreando la web, esta temporalmente estaba caída, o bien tardaba demasiado tiempo en responder. Lo peor es que probablemente los usuarios tampoco puidieron acceder a la web un tiempo. Si nos percatamos de esta situación, en Search Console nos indicará las URLs afectadas. Lo primero que debemos hacer es comprobar si esas páginas ahora funcionan (lo podemos hacer manual o masivamente a través de herramientas como Screaming Frog). Si observamos que todas las URLs funcionan correctamente, podemos avisar a Google para que las vuelva a rastrear sin problemas (enviar a validación en Google Search Console).

Complementariamente, siempre es aconsejable analizar nuestro servidor para entender qué puede haber pasado, y sobre todo anticiparse para evitar que vuelva a suceder. Es posible que tengamos el servidor saturado de capacidad, que hayamos recibido más tráfico momentáneamente del que este pueda absorver, o simplemente que nuestro proveedor de hosting haya tenido un problema técnico. Si esto se produce a menudo, debes cambiar de hosting o ampliarlo. Es importante tener en cuenta que hay dos tipos de hostings: los compartidos y los dedicados. Cuando estamos en un hosting compartido (la gran mayoría), compartimos máquina con cientos de webs, que pueden tener un problema o un gran pico de tráfico que acabe saturando, y hacer caer indirectamente también a nuestra web. En cambio si estamos en un hosting dedicado (físico o virtual, VPS), nuestros alojamientos no se ven afectados por otras webs. Un segundo elemento a tener en cuenta cuando contratamos un hosting, es que este sea escalable. Es decir, que se contrate con unas determinadas características, pero que estas se puedan ampliar o reducir de forma sencilla e incluso automática si las necesidades cambian. Si no tenemos un hosting así y hacemos una campaña fuerte en TV o un gran Black Friday, nuestro server se puede colapsar.

Errores 404

En este caso el robot, o el usuario, han podido conectarse con el servidor. Sin embargo, han accedido a una URL que no existe. Los fenómenos más habituales de 404 son a raíz de que una página se haya eliminado, su URL haya cambiado, o simplemente que el usuario haya escrito o copiado mal la dirección.

Como en los casos anteriores, en Google Search Console el buscador nos va a indicar qué páginas están dándole al buscador errores 404, y sabremos cuándo ha sido la última vez que Google ha visitado esa página. En esto el tiempo es oro, pues si eso no se soluciona a corto plazo, Google lo va a eliminar de sus resultados en unos días. Es por ello que aconsejamos revisar a menudo ese tipo de errores, pues pueden ser fuente de pérdida de visibilidad y visitas tremendo.

¿Qué hacer con los errores 404?

El manual del buen SEO dice que si ese contenido se ha eliminado de la web, no va a volver y no hay un contenido muy similar en nuestro sitio, no hay que hacer NADA. Es decir que es correcto, este contenido ya no está disponible en nuestra web, y en consecuencia es adecuado indicarle al usuario y a Google que estamos ante un error 404. Pero en la mayoría de casos observarás que si una URL da error 404 es muy probable que haya otra página activa y de contenido relacionado a la que podamos redireccionar. En esos casos hay que hacer una redirección 301, mediante la cual le indicamos a los robots que el contenido que anteriormente estaba en la URL X, ahora está en la URL Y. Esas redirecciones deben subirse al archivo .htacces. Hay que andar con mucho ojo, pues este archivo es extremadamente sensible y una sola coma mal puesta puede tumbar toda la web. Así que es muy importante que antes de modificar el archivo .htacces hagas una copia de seguridad, y que esas modificaciones las haga un especialista. Por suerte, en algunos CMS como Wordpress, Prestashop o Shopify se pueden habilitar sistemas para realizar las redirecciones 301 de forma sencilla y segura.

Independientemente de lo anterior, siempre va a haber usuarios que aterricen en tu página de error 404. Teniendo en cuenta eso, recomendamos cuidar bien esa página, y no limitarnos a emitir el clásico mensaje de “Error 404, está página no está disponible”. Esa información hay que darla pues es cierto, sin embargo ahí tenemos una oportunidad para sorprender al usuario, y facilitarle algunos enlaces a los contenidos más destacados de nuestra página web. Con ello buscamos paliar esa frustración del usuario al ver el error 404, e invitarle a continuar navegando por nuestra web.

La importancia de corregir los errores de indexación

En este post hemos visto los dos principales errores que una web puede emitir a Google, y cómo solucionarlos. Es algo que tiene un gran impacto SEO por una razón: Google quiere mostrar a los usuarios los mejores resultados para una búsqueda, vive de eso. Si hay un resultado tuyo en el buscador que cuando pasa Googlebot ve que esa web no funciona o que ese contenido no existe, eso va a dejar el buscador en muy mala posición si varios usuarios pinchan en ese enlace y ven un error 404 o 500. Así que te va a penalizar a esas URLs si están varios días sin redirigir o solucionar, pero también se verá afectado el conjunto del SEO de tu web si estos fenómenos son generalizados y constantes. Si quieres cuidar bien estos aspectos, tu web necesitará monitorización constante, así que siempre será recomendable contratar un buen hosting y una agencia SEO solvente.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Suscríbete a nuestro blog!

Noticias relacionadas

¿Tienes un proyecto en mente? Cuéntanoslo

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Más información sobre las cookies

Aceptar